Hace no mucho tuve la oportunidad de hacerle una sesión al Mitsubishi Lancer Evolution VII RS2 de un buen amigo. Sí, es un Evo VII aunque no lo parezca, ya que lleva el kit completo exterior del Evo IX al que se le suma la decoración de Marlboro con la que Mitsubishi participó en el WRC de 2001 y que es más conocida por ser la decoración que llevó el Evo VI durante gran parte de su etapa en los Rallyes, aunque respetando el color original del coche.
Sin embargo ésta vez no estaba solo, el Evo estaba acompañado de una de las mejores motos deportivas que hay en el mercado hoy día, la BMW S1000RR, con la que compartió escenario durante toda la mañana. Pero más tarde hablaremos de la BMW, ahora hablaremos de la bestia de los Rallyes y de las transformaciones que ha sufrido desde que está en manos de su actual dueño.
Por tanto, vayamos desde el principio. Nada más comprarlo era un “modesto” Evo VII con algo de motor y la suspensión rebajada hasta un punto absurdo, por lo que la primera tarea fue subírsela. Más tarde empezó a recibir los primeros cambios que fueron, principalmente, estéticos. Así fue la primera sesión que le hice y como estaba cuando le vi por primera vez:

mitsubishi-lancer-evolution-vii-rs2-22

( Perdón por la calidad, fueron mis primeras fotos 😀 )

Pocos meses estuvo con este estilo tipo Rally, ya que, además, es una estética muy vista en gran cantidad de Evos. Durante ésta época el coche ya tenía toda o casi toda la parte mecánica terminada, motor forjado con kit Stroker a 2300 cc, suspensión Blistein con muelles H&R, cambio de caja de cambios por una de 6 velocidades, válvula de descarga y filtro HKS, colectores, turbo Garret… dando una potencia final estimada de 490cv. La aceleración que tiene, gracias en parte a la tracción total, es realmente bestial, te quedas pegado al asiento. Yo he tenido la suerte de probarla, tanto de pasajero como de conductor y, ¿sabéis esa sonrisilla que os sale cuando algo os gusta mucho y no podéis evitarla? Éste coche te la saca.

mitsubishi-evolution-vii-rs2-6
Tras la etapa Ralli Art, llegó la etapa Stance(?) donde el coche calzaba unas llantas Japan Racing Jr11 de 9,5 de ancho junto a unos separadores de 2cm; ¿resultado? Juzgad vosotros mismos:
Increíble… la combinación ‘Black on Black’, con esas llantas y los separadores, incrementa la sensación de brutalidad sobre este coche. Sé que hay cierta controversia con estas llantas; que si pesan mucho, que si son réplicas, que por ese precio hay llantas de “marca” mejores… pero sinceramente, el tema del peso es algo que, a no ser que seas piloto profesional o corras normalmente, no lo vas a notar y en cuanto a calidad/precio, las Japan Racing me parecen una buena compra. Estas llantas las tuvo durante una época donde apenas se veían, pero hoy día han sido muy explotadas y en cada concentración se ven varios coches con las mismas llantas.

dsc00503-copia

EVO
Por eso, el dueño de éste Evo decidió cambiarle la estética por completo y optó de nuevo por la temática Rally. Aunque ésta vez no solo cambiaría las llantas por unas Compomotive MO6, sino que daría un paso más grande, lo viniló con la decoración de Marlboro que llevaron sus antecesores.

Image result for mitsubishi lancer evo7 wrc

1000RR
Afortunadamente yo tuve la oportunidad de conducirlo por un pequeño periodo de tiempo en el cual pude sacar algún fallo y muchas virtudes. Las virtudes son obvias incluso sin haberle conducido: tracción integral con una patada del turbo desde las 3000 vueltas con un amplio recorrido hasta el corte (la línea roja comienza en las 7000 y termina en las 9000), semibackets muy cómodos y a la vez prácticos; estéticamente llamativo (aunque ésto también puede ser una desventaja); fácilmente ampliable de potencia gracias a su motor turbo y a la cantidad de preparadores que hay (Ralli Art, Mine´s, Voltex…) etc.

Pero como he dicho antes, también tiene sus errores: el cambio de marchas manual original solo tiene 5 marchas por lo que en caso de potenciarlo, creo que se queda corto; el radio de giro del coche es muy pequeño, algo que para la competición es irrelevante pero que para la calle puede llegar a incomodar; y la ausencia de reposacabezas en las plazas traseras, algo que a priori puede no ser importante pero si quieres llevar a alguien detrás, tienes que tener cuidado con las aceleraciones.

1000RR
Como os decía al principio del artículo, el Evo iba acompañado de una pequeña máquina capaz de poner en aprietos a muchos deportivos. Sé que esta web no tiene ni un ápice dedicado a las motos, pero creo que con ésta podemos hacer una excepción. Se trata de la BMW S1000RR del año 2010, una moto que, al igual que el Evo, nació para la competición y cuyas especificaciones impresionan: 193 cv con un peso de 204 kg que, traducido al mundo de las 4 ruedas, estaríamos ante el Ariel Atom 500 de las motos, por lo que para evitar que la moto se levante en una aceleración, la BMW equipa el denominado ‘Anti-Wheelie’ que ayuda a mantener las dos ruedas en el suelo.

1000RR
Otra característica a destacar es el ‘Quickshifter’ que permite subir marchas sin necesidad de accionar el embrague, algo importante en la competición porque te permite cambiar de marchas mientras sigues acelerando. Además lleva preinstalados cuatro mapas de potencia para elegir cada uno acorde al tiempo o a tus gustos, Hoy día son características que muchas motos llevan pero que, en la época que se fabricó esta moto fueron auténticas novedades inusuales en una moto de calle. Como extras Aftermarket, lleva un filtro de potencia y la cúpula de doble burbuja y en un futuro no muy lejano se le instalará un escape Austin Racing. Pero si hay algo por lo que se distingue y caracteriza la 1000RR  es por su mirada, clásica característica de BMW Motorrad.

1000RR
Dos máquinas de calle que nacieron pensadas para poder competir en ciertas categorías. Tener ambas en el mismo garaje para muchos es un sueño.  ¡Felicidades al dueño!

Gonzalo Fernández

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here