Giulia nació el 30 de octubre de 1968, era color blanco Biancospino con interior granate. Era el modelo 1750 GT Veloce MK1 y se vendió en Barcelona el 3 de diciembre de ese mismo año. Por lo que sé, fue abandonado en la frontera entre España y Francia, seguramente por algún tema turbio, como aquel Bugatti que acabó en el fondo de un lago de Italia porque su dueño no podía pagar los impuestos para llevarlo a Suiza. Quién sabe si fue esa la razón o porque su dueño huía, o algo parecido; es difícil o imposible saberlo. Por lo visto, tras pasar unos años allí, un aldeano compró el coche, lo tuvo un tiempo y, al no poder repararlo (en esa época conseguir piezas para un coche italiano no debía ser sencillo ni barato), decidió que lo mejor era cometer la herejía de quitar el 4 cilindros en línea 2.0 con dos carburadores dobles Dell’ Orto 40 y poner un motor Perkins de barco. El coche, después, fue olvidado en un caserío entre tractores y animales, sin motor ni caja de cambios, hasta finales de los 70, cuando un vasco coleccionista de Alfa, llamado Santi Pozo, supo de él y decidió rescatarlo.

imx00000011222

ddd

imx000000112

En su época era un gran turismo deportivo bastante serio. Imaginaos en esa época (las ciudades llenas de pequeños coches como SEAT 600, 850, Renault 4,6 7 y 8, Citroën Dyane y Ami 8, Fiat 500, Volkswagen Beetle o pesadas berlinas como SEAT 1500 y Peugeot 404) cómo sería aparecer con un coche italiano así, cuando Ferrari y Alfa Romeo (Lamborghini acababa de nacer, en 1963) eran los iconos de la dolce vita italiana. Los coches, por lo general, jugaban entre los 30 y los 90 caballos y llegaban a velocidades máximas de entre 80 a 140km/h. El 1750 GT Veloce rendía alrededor de 130 cv y ¡rozaba los 200 kilómetros por hora!

Si Steve Mcqueen, apodado “The King of Cool” y amante de los coches (tenía 50), conducía un Alfa Romeo Duetto de 1966, era por algo

Aunque pueda parecer que el 1750 GTV en su momento era lo que hoy en día es un BMW 335i, no se puede equiparar. Ahora hay muchísimos más tipos de coches y muchos más escalones por encima de un 335i, hasta llegar a los súper deportivos, y cualquier coche relativamente asequible puede llegar a ser muy rápido. En ese momento, ver ese coche al lado de un 600 o un Mini (no existía ni el Golf) era como ver un M6 hoy al lado de un Golf TDI.

Mientras que hoy en día Alfa Romeo se ve como una marca generalista con toques premium (olvidando cada vez más su reputación tan tocada por  los años 80), en la época estaba más cerca de Ferrari que de Fiat. Viendo los modelos de Alfa Romeo entre 1960 y 1969 podéis haceros una idea del nivel en que estaba la marca:

1961-1968 2600 Sprint
1964 TZ2
1961 Giulietta SZ (Sprint Zagato)
Tipo 33/2 group 4 (1968) 
Tipo 33/3 Sebring ‘1969–71
1962-78 Giulia

1967 Tipo 33 Stradale

1968 P33 Roadster Concept Pininfarina
1969 P33 Coupe Pininfarina
1968 Carabo Bertone
2000 GTAm

¿Lo entendéis ahora? Ese momento era emocionante y tener la versión de calle de un coche que corría y ganaba el campeonato de turismos contra BMW 2002, Ford Escorte MK1 y Porsche 911 debía ser lo más en esa época. El siguiente nivel a Alfa Romeo y BMW en deportividad para calle ya eran los inalcazables Ferrari, Jaguar, Porsche, Maserati y Aston Martin, coche con entre 200 a 340 caballos (los 500 o 600 hoy en día).

Pues bien, el 1750 GTV del que trata este artículo, tras ser rescatado por Santi Pozo, se restauró al estado original.imx00000004

imx00000003

Después, Santi comenzó a correr en rally y circuitos, como en las siguientes fotos en el Jarama

Scanned Document Scanned Document

Las cosas se volvieron más serias, quitó los parachoques, colocó barras anti vuelco, unos focos de gran alcance y empezó a correr rallys de regularidad más importantes, como el de Viena-Bilbao.

imx00000005

imx00000011

imx000000111

imx000000111111

Scanned Document

imx00000007

Aquí vemos que modificó los guardabarros para otro rally…

imx00000006

Scanned Document

Scanned Document

Para el rally de Vitoria- Marrakesh el coche cambió su aspecto con otros guardabarros.

imx00000001

Scanned Document

imx00000008

La carrocería del coche se preparó después como la versión más bestia del Giulia: el GTAM, aspecto actual del coche. Aquí tenemos dos fotos del proceso, pero no del resultado de inmediatamente después.

imx0000001133

Me encantaría saber la historia de este coche contada por Santi, pero desafortunadamente falleció hace 6 años ya. Ese el el motivo por el que hoy en día el coche está en mi poder; si no, dudo que Santi lo hubiese dejado escapar. Estas son las fotos que su hija Bego ha recopilado para mí,  la cual era copiloto de Santi en todos sus rallys y la que no quiso desprenderse del Alfa preferido de su padre, hasta que lo compré hace exactamente un año. Bego vendió primero los dos Giulietta Spider que tenía su padre, y  ha tardado mucho en vender este coche con el que tantos buenos momentos ha pasado en su vida. El único que se ha quedado en casa, tanto por el recuerdo como por su cada vez más creciente valor: un extremadamente raro Alfa Romeo SZ, también conocido como “Il mostro”, del que sólo se produjeron 278 unidades entre 1989 y 1991.

Scanned Document

Lo encontré mientras buscaba un coche mítico medio asequible que no perdiese valor, que fuese divertido, bonito, que sonase muy bien y hubiese tenido una famosa versión de carreras, o sea, un BMW M3 E30, automóvil que adoro. Pero me encontré con este musculoso Alfa y todo cambió. Dedicaremos otro capítulo al porqué de esta elección.

1

DSC_0731 DSC_0734

Ella quería que el coche fuese a parar a las manos de un apasionado como su padre, que lo cuidase tanto como él lo hizo. Desde luego, no se equivocó.

Giulia está recibiendo cuidados extraordinarios, como rehacerle el motor por un especialista alemán, nuevos asientos, rehacer el interior, nuevo deposito…pero el proceso de destrucción de billetes lo contaremos en el próximo capítulo.

_DSC7004

Es un placer haberme encontrado con este coche, que tuvo un comienzo difícil y fue milagrosamente salvado. Su vida fue espléndida, llena de rallys y fama con Santi, y ahora ha caído en manos de alguien con acceso a internet y piezas desafortunadamente caras e irresistibles.

Santi, lo cuidaré bien, puedes estar seguro 🙂

imx00000010

Agradecimientos y un fuerte abrazo a Bego.

P.D.: No dentro de mucho, ese extrañamente bello SZ aparecerá en esta web.

 

 

 

6 Comentarios

  1. Héctor. ..impresionante como siempre. Genial explicacion de lo que significa tener el Cuore Sportivo. Gracias por aparecer por Izarra aquél día. … no podría tener un dueño mejor que tú en estos momentos. Un abrazo!

  2. Yo también estuve tentado por este coche, vamos, diría que era ese. Lo recuerdo por las aletas remachadas – me encantan – y porque hablé con el que lo anunciaba -un amigo de la familia – y me comentó que era de un hombre que había fallecido recientemente y sus hijos lo vendían. Me frenó el hecho que un amigo me comentó lo difícil que era encontrar recambios en este modelo, y que luego cuando llegaban resultaba que no era exactamente igual…
    No sabía que tenía tanta historia… pero recuerdo que me comentó que era el capricho de su propietario.
    Me compré un Volvo Amazon rojo del 69, del que estoy muy contento, pero el Giulia siempre estará en mi cabeza.
    Que lo disfrutes!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here